RESCATE DE EMPRESAS EN CRISIS

Todas las empresas están asociadas a diferentes niveles de riesgo y las razones por las que están más o menos expuestas a estos últimos son variadas. En un marco general amplio, es posible afirmar que estos riesgos se deben al cúmulo de situaciones que para la empresa están fuera de control o que tienen algún grado de descontrol y bajo el mismo nivel de importancia, al grado de impacto que cada una de ellas tienen sobre los resultados finales de la operación.

Estas situaciones pueden ser de origen interno o externo a la empresa y en cada caso el nivel de análisis es diferente. Al hablar de riesgos internos el enfoque debe realizarse sobre los recursos que utiliza la empresa, ya que el resultado de cada proceso, por simple que sea, es totalmente dependiente de los recursos que utiliza, de cuan adecuados, de cuan suficientes y de cuán bien utilizados sean en cada proceso.

La lista de recursos utilizados en cualquier actividad suele ser muy amplia y muchas veces sucede que hay más de un recurso al cual no se le presta la debida atención razón por la cual los procesos en los cuales intervienen no alcanzan los resultados esperados.

Al hablar de los riesgos externos el enfoque cambia radicalmente, ya que es menester evaluar en forma permanente el contexto en el cual está inserta la organización y atender a cada uno de los cambiantes escenarios, midiendo el impacto que estos cambios pueden tener en el normal desarrollo de las actividades internas y en el resultado final de la operación. Sin embargo, en este punto hay algo que no puede soslayarse y ello es que quien ocupa la máxima posición debe ser capaz de evaluar ese contexto, de detectar los cambios presentes y de estimar los cambios en el corto, mediano y largo plazo.

El objetivo del Rescate de empresas en crisis es actuar con rapidez y precisión en la superación del estado crítico, minimizando las situaciones de riesgo mayores hasta eliminarlas para luego atender las de menor magnitud.

El proceso está dividido en 4 etapas:

Búsqueda y Generación de la Información

Relevamiento de toda la información y elaboración de un Diagnóstico con el detalle de causas que originaron el estado crítico.

Salida del estado crítico

Puesta en marcha del Plan de Acción que incluya las acciones de contingencia para el tratamiento de las causas cuya resolución permitirá la salida del estado crítico.

Consolidación

Contención de la organización por medio del seguimiento y mantenimiento de las acciones tomadas para eliminar toda posibilidad de retorno al punto de partida.

Crecimiento

Definición e implementación de un Plan Estratégico para transformar la empresa llevándola a un estado de rentabilidad sostenida.

Es posible que la crisis sea determinada por una causa raíz, pero generalmente los procesos de crisis responden a una gran diversidad de ellas. Los diagnósticos eficientes detectan el conjunto de variables que necesitan ser tratadas utilizando herramientas específicas que permiten definir con claridad y precisión la dimensión de la crisis y prioridades a definir en el proceso de reconversión. Inicie cuanto antes este proceso, y no lo haga solo.

Piense que si su empresa fue perdiendo altura hasta alcanzar una altura crítica de vuelo no le resultará fácil salir de ella. Conéctese con especia- listas en la materia y la salida de la crisis se transformará en una positiva realidad. Para la transformación que la empresa requiere disponemos de un equipo de calificados profesionales que conforman una verdadera fuerza de tareas en base a nuestra estrategia:

INSIC aplica el siguiente concepto de estrategia empresarial para la salida del estado crítico:

“Seleccionar de entre todas las medidas posibles las más convenientes al propósito de la organización, definiendo, además, los caminos para lograr que los resultados obtenidos tras la implementación de esas medidas sean los necesarios para superar la crisis”

  • Una reducción de costos a nivel de contingencia en primera instancia y luego a nivel sistémico
  • Precios competitivos en productos y servicios.
  • Productos y servicios de alta sintonía con la voz del mercado – extensión de la voz del cliente-.
  • Una contundente acción de ventas.
  • Niveles de financiación internos y externos que hagan viables la ejecución de los planes.